Iglesia Evangelica de Aviles |En Que Creemos | Estudios Biblicos | Nuevos Sermones | Videos Cristianos gratis| Album de fotos | Rincón Poético | NOTICIAS | | Enlaces nuevo
 
Estudios Biblicos
 
 
imagen
Doctrina Cristiana Básica

1/Hay un único Dios: Isaías 44:6,8; 45:6,14,18,21,22
2/No hay otros dioses antes de Dios o después de Él: Isaías 43:10
3/Dios sabe todas las cosas: 1 Juan 3:20
4/Dios es todopoderoso: Salmo 115:3
5/Dios está en todas partes: Jeremías 23:23-24
6/Dios es espíritu: Juan 4:24
7/Un espíritu no tiene un cuerpo de carne y huesos: Lucas 24:39
8/Dios siempre ha sido Dios: Salmo 90:2
9/ Jesús es Dios: Juan 1:1,14; 8:58; 20:28; Colosenses 2:9; Hebreos 1:6-8
10/ Jesús llegó a ser un hombre: Filipenses 2:5-8
11/Jesús tiene dos naturalezas: lal divina y la humana Colosenses 2:9; 1 Timoteo 2:5
12/ El Espíritu Santo es Dios: Hechos 5:3-4
13/El Espíritu Santo no es una fuerza: Él está vivo Hechos 13:2
14/Toda la gente ha pecado: Romanos 3:23, 5:12
15/El pecado nos separa de Dios: Isaías 59:2
16/ Jesús murió por todos nuestros pecados: 1 Juan 2:2
17/ El sacrificio de Jesús fue una sustitución, por nosotros: 1 Pedro 2:24
18/ Jesús resucitó físicamente de entre los muertos Juan: 2:19-21
19/ Quienes rechazan a Jesús irán al Infierno: Apocalipsis 20:11-15
20/ El infierno es un lugar de castigo ardiente: Mateo 25:41; Apocalipsis 19:20
21/ El infierno es eterno: Mateo 25:46
22/Los perdidos irán al infierno para siempre: Apocalipsis 21:8
23/ La salvación es un regalo gratuito de Dios: Romanos 4:5; 6:23; Efesios 2:8-9
24/ La Biblia es la Palabra de Dios: 2 Timoteo 3:16
25/Jesús volverá visiblemente a la tierra: Hechos 1:11
EL JUICIO DEL GRAN TRONO BLANCO



A. EL ÚLTIMO JUICIO DEL GRAN TRONO BLANCO

Como el clímax final de la historia humana al final del reino milenial, las Escrituras registran el gran juicio del gran trono blanco (Ap. 20:11-15). En contraste con los juicios previos de los justos, y los diversos juicios de Dios sobre israelitas y gentiles que viven en el mundo, éste es el juicio final; en el contexto se puede ver que se refiere solamente al juicio de los impíos.

B. LA DESTRUCCION DE LOS CIELOS Y LA TIERRA

Antes del juicio del gran trono blanco sé declara en Apocalipsis 20:11: «huyeron el cielo y la tierra; y ningún lugar se encontró para ellos». Cumplida la carrera de la historia humana, se destruye la antigua creación, como se expresa en Apocalipsis 21:1: «el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más». 2 Pedro 3:10-12 se refiere a este acontecimiento y describe la dramática destrucción con estas palabras: «Los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas» (y. 10). En el versículo siguiente declara: «todas estas cosas han de ser deshechas» (v. 11); y en el versículo 12 estos conceptos se combinan cuando dice: «los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán». Debido a la destrucción de la tierra y el cielo actuales, parece que el juicio del gran trono blanco se realiza en el espacio.

C. LA RESURRECCION DE LOS IMPIOS MUERTOS

Según Apocalipsis 20:12, Juan vio «los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios». Apocalipsis 20:13 agrega: «Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos.» Todos los impíos muertos aquí han sido resucitados y están de pie delante de Dios para ser juzgados. De Juan 5:27 se desprende que el juez será el Señor Jesucristo mismo, porque se afirma que el Padre «le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre».

D. SE ABRE EL LIBRO DE LAS OBRAS HUMANAS

Apocalipsis 20:12 declara: «dos libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras». El versículo siguiente repite este hecho condenador: «según sus obras». Aquí se expresa el resultado del rechazo de la gracia en términos absolutos. No hay perdón aparte de Cristo (Hch. 4:12), y los que rechazan la gracia inevitablemente deben ser juzgados por sus pecados.

Después de consultar sus obras se examina el libro de la vida en busca de sus nombres. Ya sea, como algunos creen, que el libro de la vida es sencillamente el registro de todos los que tienen vida eterna, o como otros sostienen, que es la lista de todos los que han vivido y de ella se han eliminado los nombres de los inconversos, el resultado será el mismo. Si sus nombres no aparecen en el libro de la vida, es que no han recibido vida eterna. Se declara que están condenados, y en Apocalipsis 20:14-15 está escrito: «Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.»

Algunos de los condenados pueden haber sido relativamente buenos en comparación con otros que eran comparativamente malos, pero la falta de vida eterna .es el hecho condenatorio. Todos los que no tienen vida eterna son juzgados sobre la base de sus obras y del rechazo de Cristo, y son echados al lago de fuego. La tragedia es que, según las Escrituras, Cristo murió por ellos y por los que son salvos.

Según 2 Corintios 5:19, «Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados». En 1 Juan 2:2 se declara que Cristo es la «propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo». Los que han sido lanzados al castigo eterno pudieran haber sido salvos si se hubieran vuelto a Cristo. Su estado de perdición no se debe a la falta de amor de Dios ni a la falta de disponibilidad de la gracia de Dios, sino al hecho de que no han querido creer. Los que nunca han tenido una oportunidad de oír el evangelio se condenan por el rechazo del testimonio de Dios en el mundo natural (Ro. 1:18-20). También rechazaron la luz que tenían y son justamente condenados por su incredulidad. El juicio del gran trono blanco es el triste final de todos los que no tienen a Cristo como su Salvador y Señor.

LOS NOMBRES DE DIOS


En los días de la Biblia, se dieron los nombres que encajaron perfectamente con la vida de la persona. Por ejemplo, Abraham quiere decir " al padre de multitudes, " José quiere decir " Dios aumentará, " y el nombre de Jesús quiere decir " Jehová es la salvación”.

De la misma manera, Dios ha escogido revelarse a nosotros a través de Sus nombres. No creo que haya ningún nombre para describir al Padre totalmente, pero nos reveló a través de su palabra algunos nombres que nos dan a conocer quien es y cuanto nos ama.

Aquí están los doce nombres hebreos de Dios en el Antiguo Testamento:

1) Elohim “Dios nuestro Creador”: Elohim es el nombre que introduce Dios en Génesis 1:1. La palabra puede ser dividida en dos partes. La primera parte, El, significa su poderío, majestad, gloria, y autoridad. Elohim habla de pluralidad, para que nosotros podamos ver claramente en esta primera escritura que Dios se introduce como la Trinidad poderosa. El nombre de Elohim siempre se refiere a los actos de Dios. Los ángeles lo conocen por este nombre.

2) Jehová “Nuestro Dios Eterno”: Jehová es el nombre del pacto. Dios se presentó a Adán como " Señor Dios" en Génesis 2. " Y el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra" (Génesis 2:7) Jehová se relaciona con la creación del hombre, a la creación de un pacto y a la expiación.. Dios siempre se adora como Jehová–y uno no puede rendirle culto a sin una relación a través del pacto.

3) Jehová El Shaddai “Dios nuestro Proveedor”: El nombre El Shaddai quiere decir el Dios de poderío, nutrición, libertad, y bendiciones. Dios se reveló a Abraham como El Shaddai cuando Él le prometió un hijo. Abraham tenía noventa y nueve años cuando El Shaddai " El Omnipotente Dios " hizo un pacto con él para multiplicarlo sumamente”. (Génesis 17:1-2)

4) Adonai “Amo, Señor”: Se habló de Adonai por medio de Abraham en Génesis 18:3 cuando Dios vino y le dijo lo que Él estaba a punto de destruir a Sodoma y Gomorra y Abraham se volvió el gran intercesor. Esto nos muestra que el nombre que Adonai refiere a la propiedad de Dios y Señorío sobre de nuestras vidas, y a la revelación del futuro e intercesión.

5) Jehová Jireh “Dios mi Proveedor”: Este nombre se reveló en Génesis 22:14 cuando Abraham estaba a punto de ofrecer a Isaac y el Señor lo detuvo y le dio un cordero para que sustituyera a Isaac. Esta historia poderosa revela a Jesús y su sufrimiento en la cruz. El nombre Jehová-Jireh habla de que nuestro Señor nos da la salvación por medio de su hijo y que es nuestro proveedor para todo lo que nosotros necesitamos.

6) Jehová Rapha" Dios mi Sanador”: Éxodo 15:22-26, cuando los niños de Israel entraron a Marah en el desierto y no podían beber el agua porque estaba amarga, aparece el nombre Jehová-Rapha. El Señor hizo un pacto de sanar a la gente y a sus tierras si ellos guardaran todos Sus mandatos. También Él sería continuamente su salvador y sanador. "... porque yo soy el Señor que te sana”. (Éxodo 15:26)

7) Jehová Nissi “Dios mi Estandarte”: Este nombre fue conocido cuando Moisés alzó la vara de victoria, en la oración, durante un día entero cuando luchó contra los amalecitas (Éxodo 17:15). La palabra " hebrea Nissi " quiere decir mi estandarte, o mi tejado, mi protección y, también, mi victoria.

8) Jehová M'kadesh “Dios mi Santificador”: El Señor declaró que Él sería el santificador de Israel, si ellos lo obedecían (Éxodo 31:13). La palabra M'kadesh, nuestro santificador, también se refirió al servicio completo al Señor.

9) Jehová Shalom “Dios mi Paz”: Este nombre se reveló a Gideon, en Jueces 6:23-24, cuando el Señor lo convirtió en un gran guerrero mostrándole que sólo a través de la dependencia en el Señor y confianza en Su nombre podemos conocer que su paz traerá el triunfo sobre todos nuestros enemigos.

10) Jehová Tsidkenu “Dios mi Rectitud”: Dios le dijo a Jeremías el profeta que declarara que una " Rama " virtuosa de David vendría, y " Judá se salvaría, e Israel moraría confiadamente: este es el nombre con el que se llamaría, El Señor nuestra Rectitud”. (Jeremías 23:6) En esta revelación nos dicen que Jesús es nuestra rectitud y que sólo a través de Él podemos vivir honradamente ante el Señor.

11) Jehová Rohi “Dios mi Pastor”: En Salmos 23, Dios se revela como nuestro Rohi–nuestro Pastor. Esto se habló como David declaró, " El Señor es mi pastor, nada me faltará”. (Salmo 23:1) El nombre que Rohi habla de que él es nuestra guía. Una vez nosotros conocemos al Señor como nuestro Pastor, nuestro Jehová-Rohi, todas las promesas de Salmos 23 se volverán una realidad en nuestro diario vivir.

12) Jehová Shammah “La Presencia Permanente”: El libro de Ezequiel concluye con estas palabras: "... y el nombre de la ciudad durante ese día será “El Señor está allí”. (Ezequiel 48:35) La traducción hebrea es Jehová-Shammah–hablando de que Dios está presente. El Señor desea que nosotros caminemos diariamente con Él. Este nombre refiere a que el Señor quiere morar en nosotros permanentemente.